15 pasos…

[prisna-google-website-translator]

Con la intención de facilitar esta tarea, me he propuesto desarrollar 15 claves fundamentales que voy a enumerar a continuación:

1) Elimina el miedo: la gente cree que si se dedica a lo que le gusta fracasará, que si se divierte no está trabajando. Y esta serie de creencias, muchas veces es la razón por la que nunca arriesgan y por lo tanto nunca ganan. Para que se pueda aplicar la motivación instantánea necesitas perder el miedo y emprender eso que tanto quieres, porque el miedo será un límite que no te deje siquiera intentarlo.

2) Equilibrio: si un trabajo te resulta muy fácil, te aburre, si es muy difícil te frustra.

Equilibrio entre el desafío y la destreza. ¿Qué cosas haces sin pensar y pierdes la noción del tiempo? ¿Qué desafíos te gusta resolver? Este tipo de técnicas donde equilibramos los aspectos más importantes de nuestros emprendimientos, son las que determinarán que la motivación pueda recuperarse en cualquier momento.

3) Tema principal: ¿acerca de qué tema te encanta hablar o escuchar hablar? ¿Qué conversación sientes que debes meterte o que siempre tienes algo que aportar? Bueno, ese es el tema principal, es tu especialidad o en lo que te gustaría ser especialista. Alrededor de tu tema principal siempre estarás motivado o hallarás la fuente de la motivación.

4) 10 mil horas: se dice que diez mil horas hacen al maestro, quizás no encontremos la motivación al inicio de ninguna práctica, pero a medida que vayamos desarrollando un talento, la motivación se irá incorporando simultáneamente con el crecimiento.

5) Deja de esperar que el talento aparezca solo: nunca sabrás si eres buen pianista a menos que comiences a tocar el piano, investiga en cada una de las cosas que te gusten y averigua primero si puedes llegar a ser bueno en ello, no te rindas antes de iniciar.

6) Alerta: si sientes que no tienes ningún talento, puede que no estés prestando atención a tus logros menores. Recuperar en tus recuerdos los logros menores, te darán la motivación necesaria para emprender nuevas empresas.

7) Crear un lugar mágico en tu mente: existe un lugar en nuestra mente que es el Taller de la imaginación donde se elaboran los planes que conducen:

Del deseo al logro.

De lo abstracto a lo concreto.

El taller de la imaginación es el puente donde se unen los sueños con la realidad, allí se diseñaron los grandes avances de la tecnología y se fabricaron y crearon las obras más maravillosas de este planeta. Y crear ese lugar mágico en tu mente es absolutamente gratis, no tiene reglas, no te demanda tiempo, porque una vez elaborado estará encendido en todo momento y podrás adherirle ideas cuando lo desees.

8) Creer en mí: antes que nada necesitas creer en ti, déjame hacerte una pregunta ¿crees en Dios? Posiblemente sí, ahora dime ¿lo has visto? No. ¿Cómo comenzaste a creer en él, entonces? Porque alguien te lo dijo, porque leíste en algún lugar acerca de él. Bueno de esa misma manera en que creíste en Dios sin tener pruebas. Debes creer en ti, debes creer que tú puedes. No busques pruebas, porque de eso se trata la fe, de creer aunque no tengas pruebas.

Todas las personas de este mundo que lograron sobresalir, creyeron en ellas mismas, aunque nadie más lo hacía.

9) Hacer lo que represente un desafío: ¿qué cosa piensas que es muy difícil de hacer?

Ahora ve e inténtalo. Arriésgate, no perderás nada. Te prometo que descubrirás mucho de ti.

10) Imaginar un día perfecto:

¿Con quién estás?

¿Qué trabajo tienes?

¿En dónde vives?

¿Qué cosas estás haciendo durante el día?

Imaginar un día perfecto en tu mente es traer el futuro al presente, es diseñar lo que te gustaría que fuera tu vida y esa imagen tiene que ser la fuente de motivación para ir en busca de eso.

11) Grupo de inteligencia o mastermind: los grupos de inteligencia son muy tenidos en cuenta para liberar el potencial, Andrew Carnegui siempre se rodeaba de personas más inteligentes que él y Robert Kiyosaki aconsejaba tomar siempre empleados que fueran más inteligentes que uno. De una idea concebida por otra persona en un grupo mastermind puede inspirarte a ti a llevarla a cabo o a crear algo similar, readaptándola a tus necesidades. Los grupos de inteligencia son una fuerza motivadora y de inspiración inagotable.

12) Hacer que pare de doler: ¿qué es lo más grande que tienes? Eso es lo que más dolerá cuando lo pierdas. Para que algo pase a segundo plano, debe haber otra cosa que lo reemplace, algo mejor, más importante. Quizás te parezca una locura pensarlo, pero si consigues que tus metas, que tus sueños, tus talentos, y tus pasiones sean lo más importante para ti, ellos nunca te abandonarán y cuando pierdas alguna de esas cosas tan importantes, podrás superarlas recurriendo a eso que nadie puede quitarte y que siempre te acompañará.

13) Profecía autorrealizable: una de las herramientas más poderosas que vamos a encontrar dentro del mundo de la Superación Personal es la autosugestión, que más tarde va a generar la Profecía auto-realizable, desde el menú del día nosotros decidimos si queremos tener un buen día o un mal día. Nosotros lo determinamos. Esta técnica supone que puedo programar un buen día antes de vivirlo, que todos los resultados que obtenga se verán reflejados exclusivamente en cómo haya diagramado mi mente.

14) Buscar maestros: para desencadenar mi potencial, es casi imprescindible encontrar un maestro, hay muchas personas que ya hicieron lo que tú quieres hacer. Los maestros están en todos lados. Preguntar, pedirle que te enseñe, pagar para que te enseñe. La mayoría de los grandes líderes fueron seguidores inteligentes.

15) Juega como un niño: ya lo dijimos, para el niño la motivación es instantánea.

Nosotros perdimos esa capacidad de sorprendernos, de emocionarnos, de imaginar e ilusionarnos. Volvamos a las fuentes. Pongámonos en contacto nuevamente no solo con los niños, sino con ese niño que llevamos dentro. Juguemos con ellos, miremos dibujos animados y volvamos a descubrir esos mundos maravillosos con los más altos niveles de energía que tuvimos en toda nuestra vida y poco a poco redescubriremos eso que perdimos y volveremos a esa fuente inagotable de motivación instantánea que nosotros podremos controlar y activar con un tronar de dedos.