Caer derrotado, levantarte

[prisna-google-website-translator]

Hay dos formas de caer derrotado:

1. Caer derrotado por ser engañado.

2. Caer derrotado por engañar.

Al caer derrotado por ser engañado, te levantas más fuerte. Al caer derrotado por engañar, te aplasta el peso de tus acciones.

Cuando tus acciones te llevan de la mano por el camino del fracaso debes preguntarte:

¿Valió la pena engañar?

¿Cuánto ganaste con tu última infidelidad?

¿No tenías otra opción que mentir?

La Superación Personal no es efectiva cuando eres millonario, sino cuando estás en la miseria. No funciona cuando eres feliz con tu pareja, sino cuando te engañan, te humillan y te abandonan. No le sirve al que todo le sale bien, sino al que lo intenta de mil maneras y la vida le pone mil obstáculos. La Superación Personal no es para los exitosos sino para quienes luchan por alcanzar el éxito.

No estás leyendo este libro porque tu vida es perfecta, sino porque quieres perfeccionarte.

Las personas a las que todo les resulta de maravilla no leen o escriben este tipo de información. Tú y yo seguramente somos personas a las que nos cuesta enormemente alcanzar los objetivos, que cada vez que avanzamos un paso parece que retrocedemos dos. Para nosotros las cosas nunca son sencillas, siempre son dolorosas, sacrificadas y extremadamente difíciles. Pero aun así no nos rendimos, seguimos encaminados en la única dirección que nuestra mente acepta, en la única dirección que conocemos: hacia adelante.

Por eso el motivo de este libro, porque es imposible con tantas desventuras no desmotivarnos, porque cuando las críticas, los rechazos y fracasos son intensos y constantes es muy difícil mantener la autoestima bien alta.

Ya lo he mencionado en mis 9 Principios: matemática-mente es más probable que fracases a que triunfes, es más factible que seas pobre a que seas rico. O sea que si tuviera que apostar, apostaría a que no vas a llegar a alcanzar tus sueños, pero si eres de los que van a quedar en el camino, al menos asegúrate de quedar en el camino correcto, o triunfas o mueres intentándolo.

La Superación Personal no aplaude los logros, sino la iniciativa. No está al lado del afortunado, sino alentando al que fracasa. No va de la mano con el que conoce el camino, sino que sirve de guía al que está perdido.

Cuando recuerdes todo ese sufrimiento con una sonrisa. Cuando reconozcas en cada caída un aprendizaje necesario. Cuando enfrentes cada problema como un desafío…

Ahí sabrás que la Superación Personal ha dado resultado.

Cuando dejes de oír las voces de la crítica, cuando ignores a los fracasados, cuando desatiendas a los que opinan sin saber y comiences a oír tu propia voz interior, a imitar a quienes ya lo lograron en lugar de escuchar a los que nunca intentaron nada para cambiar sus vidas, entonces tu propia existencia dará un vuelco tácito.