Introducción

[prisna-google-website-translator]

Durante años estuve desoyendo. Oía a la gente compartir sus problemas conmigo y yo los escuchaba, creyendo que con la información que poseía podía llegar a ayudarles. “Tengo la autoestima por el piso” era la frase de cabecera que oía todo el tiempo. Y por alguna absurda razón, escribí un libro para lograr todo lo que te propongas, con varios principios maravillosos que en ningún momento hablaba de autoestima, y si lo hacía, era de la manera más breve posible.

Comencé a trabajar en el sitio web superacionmujer.com que atendía inquietudes de mujeres en todo Latinoamérica y España, y una y otra vez, el principal problema, el tema recurrente era el mismo:

—Cuéntame ¿Qué te sucede? ¿En qué puedo ayudarte?

Era mi forma de saludar. La respuesta era siempre la misma: “Tengo la autoestima baja… caída… por el piso”. Entonces yo escribí dos libros más, uno que hablaba del despertar de la consciencia, de la optimización del tiempo y el otro de educación para padres ¿?

Continuaba conociendo gente, amigos y amigas que me decían que su problema era la motivación y la autoestima y yo me puse a crear un programa de cómo poner inteligencia al amor y de cómo mejorar las relaciones, además de diseñar cursos de ventas en internet y páginas web…

La pregunta en este momento es más que obvia: ¿Nicolás Quindt eres estúpido? La realidad es que no encontré una excusa en mi mente de por qué no he escrito aun, un libro o programa dedicado a la autoestima y la motivación.

Escribir un libro sobre autoestima y motivación ya representa una tarea difícil, escribir un libro cuyo título sea “Motivación instantánea y autoestima definitiva”… ¿en qué lio me metí? Pero el titulo suena potente, eficaz, convincente. Aunque no tenga la menor idea de cómo voy a redactarlo… pero de eso se trata, de que confío en mí, en mi mente, en todo lo que he aprendido y estudiado por más de veinte años, ya que si no puedo confiar en mí mismo, no puedo siquiera hablar de autoestima, y mucho menos de autoestima definitiva, pero me he propuesto algo, si quiero escribir sobre autoestima necesito que funcione y para que funcione debe ser definitiva y que, además, pueda generar niveles de energía instantáneos, sino ¿qué sentido tiene que la motivación nos visite cuando ella quiera? Por eso la motivación debe poder ser alcanzada en cualquier momento que se la requiera, en un tronar de dedos. “La motivación nunca es duradera” dicen por ahí, el baño tampoco lo es, por eso se recomienda bañarse a diario…

Lo primero que se me ocurrió fue tratar de entender los factores que intervenían en la desmotivación, si quería lograr un método para erradicar la inconstancia y la baja autoestima, primero debía entenderlas y experimentarlas, poner en práctica los sistemas y comprobar si funcionaban. Luego tuve la revelación de que eso no era suficiente, ya que una técnica que me pudiera ayudar a mí y solamente a mí, no serviría como modelo de referencia a todo el enorme conjunto de personas de baja autoestima, principalmente porque yo no tengo la autoestima baja y no la tendré jamás. Aun cuando durante la adolescencia y pre-adolescencia me repetía a mí mismo día y noche que era un perdedor, en mi fuero interno, me consideraba un genio.

¿Qué debía hacer entonces? ¿Tomar a mil a personas de baja autoestima, probar con diferentes técnicas una y otra vez hasta dar con una fórmula o método mágico que derrumbe y reconstruya las estructuras mentales y las devuelva al estado inicial, como cuando éramos niños y nos creíamos todo poderosos, que todo podríamos lograrlo? Restaría que luego de encontrar esa fórmula la redacte en un libro que al terminar de leerlo ¡Puf! Nuestra autoestima se dispare por los aires…

No, eso no es posible. Eso no sucederá, ni en este libro ni en ningún otro. Eso no ha pasado nunca en la historia de la humanidad. Las estafas literarias van a continuar existiendo por la sencilla razón de que el 90% de la humanidad no aterriza sus sueños, no pone acciones concretas para lograr los objetivos que se propone o no cree que pueda alcanzar lo que quiere, por eso ese tipo de libros casi siempre son record de ventas, pero solo el 10% de la humanidad son personas exitosas¿Cuántos de esos libros mágicos has comprado? Tengo un amigo que compra cursos en internet para ganar dinero desde su casa, cuando uno lee las cartas de ventas de esos métodos, no puede dejar de reír, pero él cree que un día encontrará un curso que le hará ganar en un click, un millón de dólares, dos clicks: dos millones de dólares… lleva invertidos miles de dólares en este tipo de cursos, pero no ha recuperado siquiera un 1% de lo que ha gastado.

Yo voy a tomar el camino más difícil, pero el único que otorga resultados definitivos.

Voy a establecer un método complejo, porque esa es la manera en que podamos alcanzar la motivación instantánea.

¿Cuál es la manera en la que alguien logra activar algún talento, realizar una actividad en un instante? Hay una sola manera: practicó durante diez mil horas, ya que mientras más se practique mejor recuerda el cerebelo cuales músculos y nervios utilizar para llevar a cabo una acción determinada.

Te contaré un cuento:

Un rey sale a caminar por el parque y ve el pájaro más hermoso que había visto en toda su vida. Se queda admirando la belleza de ese animal y se da cuenta de cuán feliz lo hacía el solo verlo. En un momento, el ave vuela y desaparece de la vista del rey. De modo que se queda pensando la manera de poder verlo cada día.

Entonces regresa al castillo y se le ocurre hacer una pintura del pájaro. Manda a llamar al mejor pintor del reino y le cuenta acerca de lo que desea.

—Por supuesto, conozco a ese ave —dijo el artista— voy a tardar dos años en terminar esa pintura.

Al rey le pareció que dos años era mucho tiempo, pero aceptó.

A los seis meses, el rey cansado de esperar, fue con algunos emisarios hasta la casa del artista, golpeó a su puerta y el pintor lo atendió.

—Quiero saber si ya está terminada mi pintura.

—Yo le he dicho dos años, y ese es el tiempo que tardaré. —Respondió el artista.

El rey regresó a su castillo enojado y esperó. Cuando había pasado un año y medio, otra vez se dirigió a la casa del pintor.

—Ya ha pasado un año y medio, quiero ver al menos como está quedando el cuadro.

—Yo le he dicho dos años. Y faltan solo seis meses, si esperó un año y medio, puede esperar seis meses más.

El rey estaba furioso.

—Muy bien, vendré en seis meses, pero si mi cuadro no está listo para ese entonces, te mataré.

Pasaron los seis meses, el rey tomó a sus guardias y fue dispuesto a traer el cuadro o la cabeza del artista.

—¿Dónde está mi cuadro? —Preguntó el rey.

—Su cuadro era el del pájaro ese tan hermoso ¿No es cierto? —Dijo el pintor.

—Así es. —Respondió el rey dispuesto a dar la orden para que lo ejecuten.

El artista saco un lienzo en blanco, tomo sus pinceles y sus pinturas y en menos de dos minutos, pintó el cuadro del pájaro que el rey tanto amaba. La obra había quedado maravillosa, el pájaro era el más hermoso del mundo y en aquella pintura parecía real.

El rey se dio vuelta y con una mezcla de ira y de desconcierto se dirigió al artista.

—Si podías hacerlo en dos minutos… ¿Por qué me has tenido esperando por dos años?

—Acompáñeme y le mostraré —dijo el pintor. Y lo llevó hasta un armario inmenso, lo abrió y en su interior había miles de bosquejos y lienzos con el dibujo de aquel pájaro.

El artista había estado esos dos largos años perfeccionando su técnica para poder hacer ese cuadro en tan solo dos minutos…

De esto va a tratar todo el contenido de este libro.